jueves, 13 de mayo de 2010

La Comunicacion, leyes y axiomas

Introducción

El propósito general de este trabajo es introducir al lector en el fascinante mundo de la comunicación humana. Manejar una definición adecuada, comprender las leyes y axiomas que rigen la comunicación y lograr un alto nivel de competencia en la interrelación humana es básico para lograr una sociedad justa y equilibrada donde las relaciones interpersonales estén regidas por los más altos valores. Vamos a exponer de manera sencilla nuestro punto de vista en esta materia esperando ser portadores y hacedores de los mismos conceptos aui emitidos.

Índice general

Introducción pag. 1

La Comunicación.- Conceptos. Pag. 3

Caracterización de la comunicación. Pag. 3

Leyes y axiomas de la comunicación Pag. 4

El principio de cooperación Pag. 9

La teoría de la relevancia pag. 10

La Cortesía pag. 11

Conclusión Pag. 12

Bibliografía Pag. 13

La Comunicación.- Conceptos.

A continuación vamos a conocer la definición de comunicación según algunos autores:

Según B.F. Lomonosov y otros

“Comunicación es todo proceso de interacción social por medio de símbolos y sistemas de mensajes. Incluye todo proceso en el cual la conducta de un ser humano actúa como estímulo de la conducta de otro ser humano. Puede ser verbal, o no verbal, interindividual o intergrupal”.

E. Pichón. Riviere: “La comunicación es la interacción de las personas que entran en ella como sujetos. No sólo se trata del influjo de un sujeto en otro, sino de la interacción. Para la comunicación se necesita como mínimo dos personas, cada una de las cuales actúa como sujeto”.

Z.M.Zorín,

“Comunicación es todo proceso de interacción social por medio de símbolos y sistema de mensajes. Incluye todo proceso en el cual la conducta de un ser humano actúa como estímulo de la conducta de otro ser humano”.

Fernando González Rey, en “Personalidad y Educación”

“La comunicación es un proceso de interacción social a través de signos y sistemas de signos que surgen como producto de la actividad humana. Los hombres en el proceso de comunicación expresan sus necesidades, aspiraciones, criterios, emociones”.

Caracterización de la comunicación.

La comunicación es por necesidad un proceso bidireccional, podemos ver claramente en los conceptos anteriormente citados que para que exista comunicación debe haber un emisor y un receptor, de aquí deducimos que en el ejercicio de la comunicación debe haber como mínimo dos personas aunque esto es no limitativo.

Aunque se entiende normalmente a la comunicación como el intercambio de información entre dos o más personas, esto no se limita al uso del lenguaje hablado o escrito, los gestos, las reacciones físicas ante un mensaje determinado son interpretadas por el emisor como una respuesta al mensaje que emite, por esta razón podemos decir que aun cuando alguna persona se niegue a recibir una información, esta es una respuesta a dicha información y por ende ha habido comunicación.

El fenómeno de la comunicación es cautivante, cuando la vemos desarrollarse en una comunidad determinada, pueden distinguirse las reacciones individuales ante una información, pero también habrá una reacción colectiva, y dentro de esta los diferentes matices que toma, la aceptación del mensaje, la disidencia, la conciliación y el debate son característicos de la comunicación humana. Todas estas son reacciones a un estimulo determinado.

Finalmente podemos decir que la comunicación es esencial para la construcción de una sociedad, por medio de ella se definen carencias y bondades de una comunidad, se puede proceder a la buena administración de dichas bondades o a la búsqueda de soluciones a los problemas detectados. Es también importante comprender que en las sociedades nos encontraremos con diferentes formas de pensar, creencias, costumbres y que es a través de la comunicación cuando se hará posible la conciliación y la concertación para lograr la harmonía y buena convivencia.

Leyes y axiomas de la comunicación

Leyes
Sobre las leyes de la comunicación existen diferentes criterios entre los especialistas. Entre las que hay mayor consenso están las siguientes:

Lo válido en una comunicación no es lo que dice el emisor, sino lo que entiende el receptor.
Muchos especialistas consideran que esta es la primera ley de la comunicación. Efectivamente, el objetivo final de una comunicación es transmitirle al receptor un mensaje, o un sentimiento. La meta principal de la comunicación es la persuasión, es decir, el intento que hace el orador de llevar a los demás a tener su mismo punto de vista.
De esto se deriva que, la responsabilidad principal de una buena comunicación, es del emisor. hay que utilizar expresiones sencillas, repetirlas si es necesario; finalmente, pedirle que interprete lo que se le dijo, para verificar su comprensión.
Esto le plantea al emisor la necesidad de tomar muy en cuenta las particularidades del receptor, antes de transmitir un mensaje. No basta con tener claro el objetivo que nos proponemos cuando vamos a transmitir un mensaje. Muchas veces no lo logramos, precisamente, porque no tomamos esto en cuenta. Relacionado con esto, está el problema de que, un mismo mensaje, puede ser interpretado de manera diferente por cada cual. Por eso, el emisor, si quiere ser efectivo debe tomar en cuenta las posibilidades de los destinatarios a los que dirigirá su mensaje.
Tan importante como lo que se dice es cómo se dice.
Toda comunicación tiene dos aspectos: el contenido, "lo que se dice"; y "el cómo se dice". Según investigaciones, de lo que se comunica en forma oral sólo el 7% del mensaje es verbal, el 38% viene de la entonación, y el 55% proviene de los signos faciales (7). (En esto influye el hecho de que, según investigaciones, más del 80% de la información que almacena la mente humana se origina por medio de la vista).
Por tanto, hay que tratar de ser congruente entre lo que se dice y cómo se dice. Una entonación o una expresión facial, puede facilitar, o distorsionar, la interpretación o impacto que deseamos lograr con un mensaje que transmitimos. Debemos evitar expresiones cómo: "Lo que me molestó no fue lo que me dijo, eso podría entenderlo, sino cómo me lo dijo".
La percepción de un mensaje es siempre subjetiva.
El primer paso del pensamiento es la percepción, a través de la cual se traduce el mundo exterior a palabras y símbolos. Todos tenemos el convencimiento de que nuestra percepción de la realidad es siempre objetiva, es la correcta, Pero no es así. - afirma De bono (8).

La interpretación de un mensaje es siempre selectiva. Cada cual percibe e interpreta la realidad, un mensaje, una información, de acuerdo con su cultura, valores, su disposición en un momento determinado, que no coinciden necesariamente con los del emisor.
Para que los participantes comprendan esto mejor, en los talleres sobre Comunicaciones Interpersonales, presentamos una foto de una mujer, para que identifiquen su edad. Es interesante como unos le calculan unos 20 años, mientras otros consideran que es una anciana (9).
Para evitar esto, cuando se percibe que el receptor interpreta el mensaje de forma diferente a su intención original, el emisor, antes de llegar a conclusiones debe: tratar de entender las causas de la posible incomprensión, reconocer sus propios prejuicios, comprender como otros ven las cosas, preguntar, acudir a un observador neutral, si es necesario.
La idea preconcebida sobre alguien condiciona la comunicación (efecto Pigmaleón).
El nivel de efectividad de una comunicación se verá alterado en la medida que tengamos determinada percepción prejuiciada sobre la persona con la cual nos comunicamos.
Si deseamos lograr una comunicación efectiva, es necesario dejar a un lado los prejuicios que puedan distorsionarla. Si no lo hacemos, es preferible evitar la relación, aunque sea temporalmente, pues los resultados no van a resultar positivos.

Axiomas de la comunicación

A la comunicación se le atribuyen ciertos axiomas, que conllevan consecuencias fundamentales para las relaciones humanas. Un axioma es un enunciado básico que se establece sin necesidad de ser demostrado. No son verdaderos ni falsos en sí mismos, son convenciones utilizadas como principios derivados de los demás enunciados de una teoría.

Los 5 axiomas de la comunicación que mencionaremos fueron concretados por Watzlawick y sus colaboradores (Watzlawick, 1993):

1. No se puede no comunicar.

Es imposible no comportarse, la no conducta no existe. En una situación de interacción, toda conducta tiene valor de mensaje, es decir, de comunicación. Actividad o inactividad, palabras o silencio, siempre influyen sobre los demás con valor de mensaje, quienes también responden a lo que entendieron del mensaje.

En este sentido, una persona que se haga el desentendido ante una información, está enviando un mensaje, ha dado una respuesta cuya interpretación dependerá del emisor de la información.

2. En toda comunicación existe un nivel de contenido y un nivel de relación.

Todo proceso de comunicación implica lo que decimos –el contenido- y a quién y cómo se lo decimos, es a esta forma de dar la información a lo que se conoce como relación.

Con el contenido de un mensaje se trasmite la información y con el nivel relacional se define la relación que quiero lograr con mi interlocutor, delimita el tipo de relación deseable.

En una relación sana, el peso de la comunicación recae en el mensaje, puede decirse que hay empatía entre el emisor y en receptor, en una relación conflictiva el nivel relacional pasa a tener todo el peso de la comunicación perdiéndose generalmente el valor real del contenido, de la información que se quiere dar.

En una comunicación eficaz se plantea como vital, la capacidad para retroalimentar la información, esto significa hablar de la comunicación pues a veces solo existen falsos desacuerdos, y estos pueden ser detectados eficazmente.

3.La naturaleza de una relación depende de la forma de pautar las secuencias de comunicación que cada participante establece.

La comunicación puede ser entendida como una serie ininterrumpida de intercambio de mensajes, sin embargo los participantes en este proceso siempre introducen lo que se denomina por los teóricos de la comunicación humana “puntuación de secuencia de hechos”. Un emisor expone una información, el receptor comienza un intercambio con una respuesta, si en algún momento una parte vital de la información se pierde puede dar lugar a discrepancias o malas interpretaciones, por lo que es importante que cada participante de la comunicación establecida lleve un hilo por decirlo de alguna manera para evitar perderse en algún momento.

El problema de las discrepancias, es en múltiples ocasiones debido a que uno de los participantes no cuenta con la misma información que el otro pero no lo sabe y se crea un círculo vicioso difícil de romper, excepto que la comunicación misma se convierta en el centro de atención (la metacomunicación) y esto es lo ideal.

4. En toda comunicación existe un nivel digital y un nivel analógico.

El lenguaje analógico está determinado por la conducta no verbal y será el medio en que se emite la relación.

El lenguaje digital se trasmite mediante símbolos lingüísticos o escritos y será el vehículo del contenido de la comunicación.

En su necesidad de combinar ambos lenguajes, el hombre ya sea como receptor o emisor, debe traducir o decodificar constantemente de uno al otro y existe una dificultad inherente en este proceso de decodificación. Del mismo modo que al llevar del modo digital al analógico se pierde información, es también difícil llevar del analógico al digital.

5.Todos los intercambios comunicacionales son simétricos o complementarios, según estén basados en la igualdad o la diferencia.

Las relaciones complementarias están basadas en la complementariedad de la conducta de uno de los participantes en relación con la conducta del otro. Existen dos posiciones distintas, uno ocupa la posición primaria o superior y el otro la secundaria o inferior. Es importante no identificar estas posiciones con otros términos como bueno, malo, fuerte o débil. Una relación de este tipo puede deberse al contexto: la relación médico-paciente, maestro-alumno, padre-hijo, jefe-subordinado y la conducta de cada uno favorece la del otro, es una especie de mutuo encaje. Ninguno de los participantes impone al otro una relación complementaria sino que se comportan de la forma que presupone la conducta del otro y existen motivos para ello.

Las relaciones simétricas por su parte, se basan en la igualdad y pueden ser el resultado de un contexto (hermanos, esposos, amigos, trabajadores del mismo equipo) y del estilo propio de una díada particular. En esta relación existe el peligro de la competencia o rivalidad, esto se manifiesta de forma especial en los equipos de trabajo, donde se rompe la estabilidad y se va de la simetría uno de los miembros, a lo que se responde tratando de recuperar el equilibrio perdido.

La simetría y complementariedad son simplemente conceptos básicos en los intercambios comunicacionales. Las dos cumplen funciones importantes y pueden estar presentes aunque alternando en diversas áreas o funciones.

El principio de cooperación

La interacción, que se realiza sobre todo a través del diálogo entre emisor y receptor, se convierte en la principal fuente de progreso para la sociedad. Mediante el diálogo establecemos relaciones, intercambiamos información, contrastamos puntos de vista, logramos acuerdos... Por eso es tan importante conocer y aplicar correctamente las reglas por las que se debe regir todo acto de comunicación entre dos o más personas.

La cooperación es pues un principio regulador del acto comunicacional, mediante el cual las partes aportarán un esfuerzo en aras de un flujo ideal y claro del contenido de la comunicación, a ese aporte es al cual se conoce como cooperación.

El principio cooperativo, que se expresa en las máximas de Grice, fue redactado por el filósofo Paul Grice con el propósito de describir las reglas que rigen la conversación en lenguaje natural. El Suponía que quienes intervienen en un intercambio comunicativo acuerdan hacerlo, y tal acuerdo vale para el comienzo o el final de la conversación.

Máxima de Cantidad

Guarda relación con la cantidad de información que debe darse. Incluye dos submáximas:

1.- Haga que su contribución sea lo más clara posible

2.- No exceda su contribución más allá de lo que el intercambio requiera

Máxima de Calidad

Se refiere a la verdad de la contribución, que se especifica también en dos submáximas:

1.- No diga lo que crea que es falso

2.- No diga nada que no pueda probar.

Máxima de Relación (o relevancia)

Comprende la máxima que Grice denomina «Vaya usted al grano» («Haga su contribución relevante»).

Máxima de Modalidad

La supermáxima es «Sea usted claro» y comprende cuatro submáximas:

1.- Evite la oscuridad

2.- Evite la ambigüedad

3.- Sea escueto

4.- Sea ordenado

No obstante, con frecuencia estas máximas no se cumplen. De hecho, se suelen romper de forma intencionada para transmitir información de forma no literal (mediante la ironía, por respeto, etc.) y para generar inferencias pragmáticas, conocidas como implicaturas conversacionales(mecanismos de interpretación que van más allá de lo manifestado en los enunciados).

La teoría de la relevancia

La relevancia es un concepto ligado a la comunicación y que establece que una información emitida debe ser de interés para el receptor, en otras palabras, debe ser relevante, a su vez el emisor debe tener un interés lo suficientemente importante para llevarle a emitir la información. Esta es una situación interesante, porque el emisor no tiene un papel jerárquico en el proceso comunicativo y la información se transmite en función del receptor; a quien le corresponde tanto la recepción de la información como la interpretación de la intención del emisor. El éxito comunicativo queda en manos del receptor y el emisor debe tratar de asegurarse de que su mensaje pueda ser interpretado adecuadamente.
El papel del receptor se completa con la fuerza que adquiere el contexto en la teoría de la relevancia. El contexto no se refiere solamente a la situación física en la que se produce la comunicación sino que comprende también la información que el o los receptores manejan, de manera que el ambiente y la forma en la que se da la información son elegidos por el receptor para interpretar la información transmitida por el emisor.

Así se puede explicar por qué una información es relevante para un receptor pero no para otro, por ejemplo, ante una explicación detallada de un problema matemático, los estudiantes de leyes hallarán que la información no es relevante para ellos, no así con los estudiantes de mecánica.
vamos a ver las condiciones de relevancia tal y como las formulan Sperber y Wilson:
Condición de grado 1: Un supuesto es relevante en una situación determinada en la medida en que sus efectos en dicha situación sean grandes.
Condición de grado 2: Un supuesto es relevante en una situación determinada en la medida en que el esfuerzo requerido para procesar la información en dicha situación sea pequeño

.
En otras palabras, la relevancia depende de los efectos producidos en el ambiente en que se produce la comunicación y del esfuerzo para procesar la información, o dicho en términos económicos, depende del costo y los beneficios.


La Cortesía

La cortesía surge de una entrega auténtica y de ceder voluntariamente al otro parte de nuestro poder, de nuestro placer y de nuestra comodidad... De poco nos servirá ser las personas más cultas y correctas si estas cualidades no nos proporcionan la sensación de bienestar y paz que obtenemos al dar un poco de nosotros mismos.

Ella puede abarcar o se la puede traducir también en cierto modo como todo el aspecto institucional de la vida social, las reglas existentes para el arreglo de los vínculos sociales principales. Es aquí donde la cortesía viene a ser importante en la comunicación.

Las fórmulas de cortesía son pequeñas frases hechas utilizadas muy a menudo en nuestra vida diaria. Aunque son muy variadas y algunas muy localistas o influenciadas por costumbres locales, vamos a indicar las más utilizadas y comunes que todos solemos utilizar a diario en nuestra vida tanto laboral, como social o familiar.

Las mismas pueden ir acompañadas en algunos casos por gestos como una sonrisa, una leve inclinación de cabeza, un saludo con la palma de la mano, entre otras.

Hablar de cortesía es hablar de comunicación; pensar en cortesía es pensar que los participantes de una comunicación comparten la misma perspectiva y saben que están jugando al mismo juego: el de ser cortés. Si ellos no lo comprenden, entonces la comunicación no se ha logrado y la cortesía no se da.


Conclusión

Aunque debemos reconocer que para manejar adecuadamente los conceptos de comunicación debemos ahondar en los temas antes expuestos, en este trabajo hemos pretendido sentar las bases para un estudio posterior más detallado, es fascinante ver el universo de posibilidades que pueden hallarse en la comunicación eficaz, pero también es bueno conocer cuáles son nuestras debilidades y fortalezas, de ello dependerá nuestro mayor o menor desempeño en la forja y consecución de una sociedad más justa y equitativa.





Bibliografía

Yalilis Castillero Amador . Extraido de: http://www.gestiopolis.com/Canales4/rrhh/comureto.htm

A Muró, http://elies.rediris.es/elies25/alvarez_cap1.htm

Kalipedia: http://www.kalipedia.com/lengua-castellana/tema/tratamiento-informacion/principio-cooperacion

www.lectorias.com/cortesia.html

http://www.wikilearning.com/articulo/relevancia_de_la_comunicacion_en_las_organizaciones/11509

http://es.wikipedia.org/wiki/Comunicaci%C3%B3n

http://www.sappiens.com/sappiens/comunidades/diremini.nsf/C.%20Las%20leyes%20y%20principios%20de%20la%20comunicación/0993B776D245A9E341256A7600549861!opendocument

Prof. Bole, Mireya. Lengua y Comunicación, Caracas, Misión Sucre, 2006

Grupo PRISA © Prisacom S.L.- Gran Vía, 32 - 28013 Madrid [España] Tel. 91 353 79 00

E. Pichón. Riviere: “El Proceso Grupal de Psicoanálisis a la Psicología Social” pag.89.